Fundamentos

P1000865Perfil del egresado

Una vez egresados, los alumnos han desarrollado un pensamiento crítico y han aprendido a ejercer su libertad con responsabilidad, convirtiéndose en niños y adolescente propositivos, comprometidos y creativos.

El egresado cuenta con todos los conocimientos, habilidades y valores necesarios para incorporarse fácilmente y desarrollarse de manera óptima en cualquier institución educativa.

En los siguientes 12 puntos se resumen las principales características de la Educación Montessori:

  1. Está basado en años de paciente observación de la naturaleza del niño.
  2. Ha demostrado tener una aplicación universal.
  3. Ha revelado al niño pequeño como un amante del trabajo intelectual, escogido espontáneamente y llevado a cabo con una profunda alegría.
  4. Está basado en la necesidad imperiosa del niño de aprender haciendo. En cada etapa del crecimiento mental del niño se proporcionan ocupaciones correspondientes gracias a las cuales desarrolla sus facultades.
  5. Si bien ofrece al niño un máximo de espontaneidad, lo capacita para que alcance el mismo nivel o incluso uno superior de logro escolar que bajo los sistemas tradicionales.
  6. Aunque prescinde de la necesidad de coacción mediante recompensas y castigos, logra una disciplina más alta. Se trata de una disciplina que tiene su origen dentro del niño y no está impuesta desde afuera.
  7.  Está basado en un profundo respeto por la personalidad del niño y le quita la influencia preponderante del adulto, dejándole espacio para crecer en una independencia biológica. De aquí que se le permita al niño un amplio margen de libertad (no permisividad) que constituye la base de la disciplina real.
  8. Permite al maestro tratar con cada niño individualmente en cada materia, y así lo guía de acuerdo con sus necesidades individuales.
  9. Cada niño trabaja a su propio ritmo. De aquí que los niños con diferente velocidad de trabajo no se vean retenidos o forzados por alcanzar a otros. Cada piedra del edificio mental está “bien colocada y con exactitud” antes de que se coloque la siguiente.
  10. Prescinde del espíritu de competencia y de su tren de resultados perniciosos. Es más, a cada momento les ofrece a los niños infinitas oportunidades para una ayuda mutua, que es dada con alegría y recibida gustosamente.
  11. Siendo que el niño trabaja partiendo de su libre elección, sin competencia ni coerción, está libre del daño de un exceso de tensión, de sentimientos de inferioridad y de otras experiencias desagradables que puedan repercutir más adelante en su vida.
  12. Finalmente, la educación Montessori desarrolla el total de la personalidad del niño, no solo sus facultades intelectuales sino también sus poderes de deliberación, iniciativa y elección independiente, junto con sus complementos emocionales. Al vivir como un miembro libre de una comunidad social real, el niño se adiestra en esas cualidades sociales fundamentales que constituyen la base para la buena ciudadanía.

Más información: